Carretera a Órzola, Lnzarote

LANZAROTE ENAMORA

LANZAROTE ENAMORA

 

 

Quien no conoce Lanzarote

podría pensar que es una simple isla de sol y playa,

donde los que aquí residimos vivimos en una nube de arena;

incluso que somos invisibles.

Que aquí el tiempo no es más que algo banal.

 

A ellos les queremos decir:

Que se equivocan.

 

Cuando por fin la descubran, desearán perderse en ella.

Porque es de otro planeta.

Porque es una megalópolis de edificios volcánicos.

Descubrirán la tierra del trabajador,

y que es un parque de atracciones del deporte.

Que el negro, el marrón, y el color de arcilla

ensucian nuestros pies para que estén más limpios.

Que los rizos de sus olas son la nieve que besan nuestros labios…

 

Y será entonces cuando entiendan

por qué la miramos con ojos de enamorados.

Y que cuando de ella nos separamos

un dolor de lava nos recorre por dentro.

 

Verán que aquí los sentidos se intensifican.

Que es una isla de viento.

Que las prisas aquí son exóticas.

Que su luz tiene un haz especial.

Que la tradición jamás pasó de moda.

 

Esconde rincones que pocos encuentran,

y artes que solo algunos conocen.

 

Que sí,

claro que a Lanzarote la visten impresionantes playas,

pero sus mejores galas las heredó del fuego,

junto con su colección de color blanco Manrique.

 

¿Todavía piensas que Lanzarote no es más que sol…y playa?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.