LA GRACIOSA, UN PEQUEÑO PARAÍSO

Un lugar donde viajar al pasado

La Graciosa es un lugar ideal para desconectar de todo, alejados de cualquier vestigio del estrés de una ciudad, del ruido y del consumismo. Un pequeño paraíso donde disfrutar de playas de arena blanca y aguas cristalinas, donde caminar descalzos por sus calles sin asfalto, y terminar el día admirando un precioso atardecer.

Datos prácticos:

  • La Graciosa tiene una superficie de 29 kilómetros cuadrados, lo que la hace ideal para una escapada de un par de días.
  • La oferta de alojamiento es limitada, por lo que conviene reservar con bastante antelación.
  • Sólo se puede llegar por mar desde Lanzarote.
  • No es posible alquilar coche, aunque sí bicicleta y servicio de taxi.
Vídeo con dron de la isla de la Graciosa

Un pedacito del Archipiélago Chinijo

La Graciosa forma parte del archipiélago Chinijo, compuesto además por los islotes de Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste, todos ellos deshabitados. En junio de 2018, La Graciosa dejó de ser considerada un islote más, pasando a ser reconocida como la octava isla habitada de Canarias, aunque administrativamente sigue dependiendo de Lanzarote, concretamente del Ayuntamiento de Teguise.

El Archipiélago Chinijo constituye la mayor reserva marina de Europa con 700 kilómetros cuadrados. Todo el territorio tiene la consideración de espacio protegido desde 1986 y en 1994 se declaró zona de especial protección para las aves.

¿Cómo llegar?

A La Graciosa sólo se puede llegar por mar. Desde el puerto de Órzola, en Lanzarote, salen diariamente y con gran frecuencia los ferrys que nos dejarán en Caleta del Sebo.

Ferry a La Graciosa

Hay dos navieras que prestan este servicio: Líneas Romero y Biosfera Express.

Además, algunas empresas organizan además excursiones de medio día en catamarán por la isla.

El atuendo

Seguro que lo primero que piensas meter en la maleta es el bañador. ¡Bien hecho! Disfrutar de las playas de La Graciosa es sin duda lo mejor que hacer en la isla. Pero te contamos algunos imprescindibles más:

  • Calzado cómodo y cerrado: aunque los senderos pueden recorrerse en cholas (chanclas), en ocasiones puede resultar incómodo, ya que algunos transcurren por zonas de roca volcánica. Y aunque caminemos por senderos de arena lo más cómodo es llevar unas deportivas.
  • Algo de abrigo: parece mentira, pero aunque por el día el sol brille con fuerza y haga calor, al caer la tarde baja bastante la temperatura y si corre viento aún más. No se trata de llevar un polar, pero sí un jersey o chaqueta. Además es posible que agradezcas tener esta prenda durante el desplazamiento en barco.
  • Sombrilla o paraviento: las playas de La Graciosa son vírgenes, sin ningún tipo de servicio. No esperes encontrar tumbonas o hamacas con su correspondiente sombrilla. Si viajas con niños o si quieres disfrutar de la playa sin exponerte demasiado al sol conviene llevar algún artilugio que te resguarde de los rayos solares. Los cortavientos en forma de iglú son una buena opción. Los hay fáciles de transportar y montar como éste.

Dónde dormir

Sólo existen dos núcleos de población en la isla: Caleta del Sebo y Pedro Barba. Este último es un lugar de veraneo para quien tiene la suerte de tener una casita en este pequeño pueblo sin ningún servicio. Tiene apenas 20 casas, todas blancas, de formas redondeadas, encaladas con un estilo que recuerda a César Manrique. Una pequeña cala de aguas cristalinas y un muelle donde sólo puede pescar el que cuente con licencia y desde el que subirte a una zodiac para recorrer el litoral.

Pedro Barba cuenta con algunas casas vacacionales perfectas si lo que buscas es el aislamiento absoluto. Una paz que pocas veces más podrás disfrutar. Pero eso sí, no hay ningún tipo de servicio. Ni siquiera una pequeña tienda donde comprar agua o pan.El camino hasta Caleta del Sebo es de al menos 3o minutos andando y 20 minutos en coche (el trayecto de ida y vuelta a Pedro Barba desde Caleta de Sebo para dos personas cuesta 20 euros)

Caleta del Sebo es el pueblo que acoge a los poco más de 700 habitantes de La Graciosa. Es el único lugar de la isla con restaurantes, supermercados, cajeros, centro de salud, farmacia, u otros servicios.

Aquí la oferta de alojamiento es más amplia que en Pedro Barba. No sólo casas vacacionales sino complejos de apartamentos blancos con carpintería azul. Pero no esperes encontrar hoteles de lujo (bueno, ni de ningún tipo).

El alojamiento no es barato, aunque la Pensión Enriqueta ofrece habitaciones muy económicas (unos 30 euros por noche). Todo lo demás te costará unos 100 euros la noche. No es de extrañar, tratándose de un espacio muy limitado en el que la demanda es muy alta.

También existe la opción de dormir de forma gratuita en la isla. ¿Cómo? Acampando en Playa de El Salado, a pocos pasos de Caleta de Sebo. Si visitar La Graciosa es aislarse de todo, dormir en una caseta de campaña en este lugar es toda una experiencia. El camping tiene baños y duchas. Tiene 50 parcelas y un aforo de 200 personas, aunque en cada parcela pueden acampar hasta 10 personas. No se puede extender la estancia más de 7 días. Conviene hacer la reserva con varios meses de antelación. Puedes reservar tu parcela aquí.

Dónde comer

Como dijimos más arriba, Caleta del Sebo es el único lugar de la isla donde degustar una comida o cena en restaurante.

Cuentas con restaurante para comer pescadito fresco y raciones, hamburguesería, panadería-pastelería y bares donde tomar una cerveza fresquita a pie de playa.

¿Qué ver?

No cabe duda de que lo mejor de La Graciosa son sus playas paradisíacas. Pero podemos caminar por senderos en busca de las mejores vistas de los islotes del archipiélago Chinijo, ver el mar enfurecido golpear las rocas de basalto en Caletón de Los Arcos, o subir alguna de las montañas de este paraje natural.

Las Playas

Caleta de Sebo

Caleta de Sebo cuenta con una pequeña cala en el mismo muelle, donde disfrutar del agua cristalina sin necesidad de salir del pueblo. Perfecta para cuando las fuerzas se agotan y nos apetece quedarnos a descansar sin renunciar a un baño refrescante. A pie de playa se encuentra ElVeril, un bar muy concurrido donde puedes dejar la cerveza en la mesa mientras te das el chapuzón.

Playa en Caleta de Sebo

En el mismo pueblo también se encuentra la playa Caleta del Puerto de la Socidad, ésta de fondo más rocoso, pero aguas igualmente transparentes. Para nosotros el encanto de esta zona llega con la marea media/baja, cuando los lugareños escaman pescado en la roca y las gaviotas sobrevuelan en busca de algo que llevarse al pico.

En el extremo sur del pueblo se encuentra la Playa de La Laja, en la que el fondo es principalmente de roca pero cuenta con algún entrante de arena.

Las playas del sur

Si salimos de Caleta de Sebo bordeando la costa sur de la isla, la primera playa que nos encontramos es la Playa de El Salado. Aquí acampan los que vienen en busca del aislamiento absoluto y de disfrutar del cielo estrellado con vistas al Risco de Famara. Tiene más roca en su orilla que la vecina La Francesa, aunque sin duda quienes acampan en ella disfrutan de refrescantes baños en sus aguas cristalinas.

La Francesa es un conjunto de 3 calas separadas por pequeñas zonas de roca. El agua aquí se va tiñendo de distintos colores según se adentra en las profundidades. Desde la transparencia absoluta de la orilla, a los turquesas, hasta el azul marino. La arena del fondo está salpicada por zonas de roca, lo que le añade aún más color a la paleta. Es la playa donde fondean los barcos que organizan excursiones a la isla. El mar suele estar en perfecta calma.

Playa La Francesa

Desde La Francesa se puede llegar andando hasta una de las joyas de la isla: la playa de La Cocina. Escondida bajo las tierras ocres de Montaña Amarilla, esta cala es un imperdible en cualquier visita a la isla. Las aguas son igual de bonitas que en La Francesa pero tiene el añadido de estar rodeada de ese paisaje tan peculiar.

Playa de La Cocina

Las Conchas

De visita obligada, la playa de Las Conchas es todo un espectáculo. 600 metros de arena blanca, repleta de trocitos de conchas (suponemos que de ahí su nombre), con unas aguas de un color indescriptible y con unas espectaculares vistas a Montaña Clara. La única pega de esta playa es que el baño es peligroso. Las olas rompen con fuerza en la orilla generando unas corrientes que te atrapan mar adentro. Así que precaución y mucho cuidado con los niños.

Playa de Las Conchas

Playa Lambra

Ya en la costa norte, y muy cerca de El Caletón de Los Arcos, se encuentra la playa Lambra, también conocida como playa del Ámbar. Aquí el mar suele estar más rebelde y el fondo es más rocoso, pero no se puede dejar de visitar esta zona de la isla. El contraste entre las dunas de arena blanca, la roca volcánica y el mar bravo, hacen de esta playa un lugar especial. Además disfrutaremos de las vistas de Alegranza y el Roque del Este.

Playa Lambra

Caleta de Pedro Barba

En el pueblo de Pedro Barba no hay restaurantes ni supermercados, pero sus habitantes disfrutan de una preciosa cala de aguas cristalinas frente al Risco de Famara.

Playa del Barranco de Los Conejos

Esta pequeña playa es quizás la menos frecuentada pero es un pequeño paraíso en sí misma. Se puede llegar andando desde Pedro Barba pero el camino es rocoso y en plena costa, por lo que un traspiés puede resultar peligroso. También se puede llegar andando desde Caleta de Sebo por un camino de arena. Tardamos unos 40 minutos.

Playa Barranco de los Conejos

Otros puntos de interés

Los Arcos

A unos 300 metros de playa Lambra, se encuentra Caletón de Los Arcos, una zona de la costa norte de La Graciosa con unos arcos de basalto que dejan pasar el mar batiendo con fuerza sobre la roca.

Los Arcos

Montaña Bermeja

Esta montaña se erige en guardián de la playa de Las Conchas. Un sendero nos lleva a la cima en unos 25 minutos, desde donde contemplar unas vistas espectaculares de los islotes que conforman el archipiélago Chinijo

Agujas Grandes

El punto más elevado de la isla, con unos 270 metros de altura, es Agujas Grandes, situado en el centro de la isla junto a Agujas Chicas (250 metros). Desde la cima puede divisarse todo el archipiélago Chinijo.

Museo Chinijo

En Caleta de Sebo, detrás de la iglesia, se encuentra este museo que nos cuenta a través de imágenes y texto la historia de la isla y de elementos históricos del archipiélago canario como la sal o el aloe.

¿Qué hacer en La Graciosa?

Además de disfrutar de las paradisíacas playas de la isla, en La Graciosa pueden realizarse actividades como senderismo, snorkel, buceo, rutas en bicicleta, kayak, surf, entre otras.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.