Bote de popa larga en Tailandia

LO MEJOR DE KO PHANGAN, TAILANDIA

KO PHANGAN, UNA ISLA CON PLAYAS DE ENSUEÑO

Ko Phangan es una de las tres islas que conforman el archipiélago del bajo golfo de Tailandia. Ko Samui es la mayor, y Ko Tao la más chiquita, un paraíso para el snorkel.

Nosotros nos decidimos por Ko Panghan para nuestro VIAJE POR TAILANDIA EN 10 DÍAS, y nos sorprendió gratamente. No sólo sus playas paradisíacas, sino también un ambiente que nos pareció que aún escapaba al turismo de masas que nos encontramos en otros puntos del país. Quizás ayudó que no coincidimos con la famosísima “Full Moon Party”. Y es que Ko Phangan celebra con cada luna llena una tremenda fiesta, lo que hace que durante una semana al mes la isla se llene de turistas y contraste con el semivacío del resto de los días.

¿Cuándo ir?

Si queremos evitar las lluvias lo mejor es no ir entre octubre y diciembre. Por contra, julio y agosto son los meses que a priori aseguran escapar de las lluvias torrenciales. Nosotros estuvimos en agosto y nos hizo un tiempo estupendo, con alguna lluvia incluída que, dadas las temperaturas, hasta se agradeció.

Lluvia en Ko Phangan
Lloviendo a cántaros en Ko Phangan

Nosotros elegimos el suroeste de la isla para alojarnos, al otro lado de Had Rin. Nos gustó la ubicación porque, si bien podíamos ir caminando a la playa de Had Rin Nok a cenar o tomar algo en su animado ambiente nocturno, al mismo tiempo estábamos relativamente aislados. Pero si buscas relax total, Ko Panghan ofrece numerosos rincones donde encontrar un bungalow a pocos pasos de una pequeña y tranquila playa.

Para moverse por la isla tenemos varias opciones, desde alquilar una moto,  hasta contratar una pickup, o el taxi. Además, para conocer las playas de la costa este, algunas de ellas de difícil acceso por tierra, recomendamos contratar una barca-taxi desde Haad Rin (casi un día completo, recorriendo todo el este, nos costó 3.000 THB para nosotros dos solos).

Así fue como conocimos algunas de las mejores playas de Ko Phangan

Nuestra ruta por Ko Phangan empezó conociendo Hat Rin.

Hat Rin es una estrecha península al sur de la isla con tres playas separadas. La más conocida es Hat Rin Nok, la playa del amanecer, que es la que aloja la locura de la fiesta de la luna. La extensión de arena blanca y fina y el agua cristalina de poco fondo, la hacen un paraíso para tumbarse al sol y disfrutar de largos baños.

Al otro lado de la pequeña colina encontramos Hat Rin Nai, o playa del atardecer, menos espectacular que la anterior. Y por último Hat Seekantang o Hat Leela, una pequeña y escondida playa al sur de Hat Rin Nai. Columpiarse en una de las tablas de madera colgando de un árbol con vistas a Ko Samui y ver atardecer en esta playa menos concurrida que su hermana mayor es una de las mejores cosas que hacer en la península de Hat Rin.

Desde Had Rin, como contábamos más arriba, contratamos un bote de popa larga para recorrer las playas de la costa este. Tenemos muy buen recuerdo de este día. Ir en barco te da la oportunidad de conocer muchas playas en poco tiempo, de observar con asombro como la vegetación casi cae sobre el mar escondiendo rincones, de pasar cerquita de islotes formados de roca en los que sobrevive una palmera…

De esta forma visitamos y disfrutamos tranquilos de las que nos parecieron las mejores playas de la isla.

Hat Thian es una pequeña playa en la costa noreste de la isla, probablemente nuestra favorita. El acceso por tierra no resulta fácil así que quien llega aquí lo hace principalmente por mar. Eso hace que no sea muy transitada y nos pareció un paraíso de una belleza natural inigualable. Un lugar para retirarse a leer o escribir, a meditar o a relajarse. Cuenta con un bar y algunos bungalows.

Según hemos leído, desde aquí se puede llegar a la vecina Hat Yuan, más urbanizada, a través de las rocas que las separan, en un paseo de unos 15 minutos (pero entendemos que no se trata de un cómodo sendero).

Thong Nai Pan Yai, y Thong Nai Pan Noi, son dos playas del noreste de la isla preciosas y fabulosas para el baño y para dar un largo paseo por la primera de ellas (Yai significa grande, y Noi pequeña). En Thong Nai Pan Yai encontramos lugares donde comer o tomarse algo.

Hat Khuat o Bottle Beach, una de las playas más conocidas de la isla, aunque para acceder a ella hay que ir en barca (se puede ir caminando desde Chaloklum pero el camino no es sencillo). Es una de las playas más bonitas. Esa imagen de paraíso que se dibuja en nuestra mente cuando planeamos un viaje a Tailandia. Una playa bastante amplia de arena blanca, aguas turquesas y tranquilas, y palmeras que parecen nacer en la arena.

A la vuelta de nuestra ruta por la costa noreste de la isla nos quedamos en Hat Rin para cenar. Creíamos que el ambiente aquí se limitaba a la fiesta de la luna. Pero no. Hay muchos bares donde tomarse algo, y a nada que hay público se pone la música alta y la gente baila en la arena, se hacen improvisados espectáculos de malabares con fuego y a nada que se entra un poco en la noche empieza a verse los efectos del alcohol en la gente.

Nuestro segundo día en la isla nos movimos a base de pick-ups. No tuvimos ningún problema en encontrar en cada punto que quisimos visitar y por lo general había unas tarifas preestablecidas que hacían que no tuviéramos que hacer una incómoda negociación por el precio.

Nuestra primera pardada fue Thong Sala, el centro administrativo de la isla. Aquí es donde se encuentra la mayor actividad comercial de la isla. Nuestro principal objetivo era patear el lugar y encontrar un buen café. Y lo conseguimos. Podemos recomendar el Fat Cat Coffee and more. Un pequeño local con amabilísimos propietarios y un café muy rico. También sirven comidas.

De Thong Sala nos fuimos a Mae Hat, en la punta noroeste de la isla. No nos resultó tan espectacular como otras playas de la isla pero la verdad que es curiosa la pequeña Ko Maa, una pequeña colina conectada a Ko Phangan por una lengua de arena.

Comimos por la zona y buscamos transporte a Chaloklum. Llegamos con un sol abrasador. Paramos a tomar un café en uno de los chiringuitos en primera línea de la playa. Desde ahí, viendo esa extensión de arena blanca, separada de la calzada por un conjunto de rocas salpicadas de palmeras altísimas, y un mar en total calma, empezaron a entrarnos ganas de un baño. Y ahí que fuimos sin saber que sería el último baño del día. El cielo azul de pronto se tornó en un cielo gris descargando trombas de agua como nunca habíamos visto. Así que en bañador, recién salidos del agua, corrimos a resguardarnos y con todo empapado cogimos un vehículo compartido hacia Hat Rin, quedándonos sin ver la famosa Secret Beach, que habíamos dejado para el atardecer.

Ya en el hotel decidimos quedarnos a cenar (aunque hemos de reconocer que comimos bastante mejor fuera) y caímos rendidos hasta la siguiente mañana.

Amanecemos con la obligación de hacer la maleta porque se acababan nuestros días en Ko Phangan. Nos fuimos con la sensación de haber visto buena parte de sus playas, lo suficiente como para poder asegurar que tiene algunas de las mejores playas que hayamos visitado nunca, pero también con la impresión de que la isla debe tener mucho interior por recorrer, mucha selva que seguro que esconde tesoros. Y con la espinita de no haber tenido tiempo para visitar el Parque Nacional Marino de Ang Thong. Pero otra vez será!

Esperamos que os sirva de ayuda este artículo si estáis pensando en visitar esta maravillosa isla del golfo de Tailandia y si quieres conocer más sobre nuestro viaje a Tailandia pincha aquí.

Si vuelas a Tailandia, nosotros tuvimos muy buena experiencia con Qatar airways.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.