CÓMO VIAJAR CON UN BEBÉ EN AVIÓN – Equipaje para un bebé y trucos

CÓMO VIAJAR CON UN BEBÉ EN AVIÓN – Equipaje para un bebé y trucos

Qué llevar y de qué prescindir: Equipaje para un bebé

Cuando tenemos que preparar por primera vez el equipaje para un bebé nos asaltan las dudas. ¿Será mucho? ¿Será poco? ¿Ésto será necesario? Nosotros ya tenemos cierta experiencia y te contamos cómo  lo hacemos.

Hemos pasado de viajar con lo básico en un bolso y una maleta de mano a….. El carrito, el bolso del bebé, el bolso de mamá, la mochila de papi con las cámaras y demás útiles de vídeo, la mantita para que no coja frío el niño, el peluche del que no quiere separarse… ¿que cómo lo hacemos? Intentando simplificar.

Antes y después de viajar con bebé
Viajar con bebé antes y después

EQUIPAJE DE MANO

En cuanto al equipaje de mano, intentamos llevar lo justo y necesario que quepa en un bolso.

Los primeros 6 meses de Daniela fue muy fácil porque mamá llevaba la teta puesta, y ésta proporcionaba alimento, saciaba la sed, calmaba, ayudaba a dormir…

A partir de ahí siempre llevamos un tentempié (algo de fruta o un yogurt en un termo), una botella de agua (o biberón si va a necesitar una toma durante el viaje), un par de chupetes, una bolsita pequeña con algunas cosas de entretenimiento, los pañales justos para el viaje y un paquete mínimo de toallitas con su cambiador de tela. Siempre añadimos una mantita o arrullo que le proteja los oídos cuando hay que embarcar en plena plataforma, o para cubrirle del aire acondicionado que muchas veces es el causante de resfriados.

Dentro del propio bolso del bebé, metemos el bolso de mamá con lo mínimo imprescindible: cartera, móvil y poco más. Mami ha pasado de llevar un bolso grande y chulo, a usar una bolsa de tela, que no por ello deja de ser chula, que no pesa ni ocupa.

Lo que llevamos en el bolso de mano

 

También llevamos a mano una carpetita con la documentación, incluida la tarjeta sanitaria, la cartilla de vacunación y demás papeles que podamos necesitar. Además conviene llevar en cabina la medicación que esté tomando el bebé en ese momento.

Papi se encarga de llevar todo lo necesario para recopilar el material audiovisual que luego usaremos para el blog y nuestros vídeos.

Esto en cuanto al equipaje de mano para un bebé.

¿QUÉ FACTURAMOS?

¿Qué facturamos? Todo lo demás. Ahora, sobre todo en los viajes de invierno, nos resulta complicado meter todo lo necesario en una pequeña maleta, así que nos hemos resignado a facturar. Nuestra idea es ir lo más ligeros posible, pero por mucho que lo intentemos Daniela necesita más mudas que nosotros dos  juntos. Hay que prever posibles fugas nocturnas, manchurrones a la hora de comer, caídas en el barro… así que con ella no escatimamos.

Si se trata de un viaje de 4 o 5 días intentamos llevar mudas para todos los días más las extras para los “porsiaca”. Pero si vamos a superar la semana fuera de casa buscamos siempre con antelación o bien un alojamiento con lavadora o bien una lavandería que nos quede a mano en el barrio donde vayamos a estar hospedados.

La ropa que llevemos como equipaje para un bebé dependerá de la duración del viaje y del clima en destino, pero  en cualquier caso, lo mínimo Daniela mete en la maleta para un viaje de 5 días es:

  • 3 pijamas, así si hay que lavar contamos con un día de lavado y otro de secado si no hay secadora.
  • 3 pantalones, por lo mismo que lo anterior, si se mancha o se mojan habrá que lavar, y tendremos que contar con que dé tiempo a que se sequen.
  • 6 camisetas (para 5 días y una extra que usaremos de “babero” a la hora de comer. Truco! A los bebés les encanta mancharse. Un babero cubre el pecho y poco más, pero no sé si a ustedes les pasará pero Daniela muchas veces se mancha las mangas por intentar meter las manos en el plato, y otras muchas veces el puré o el yogur se cae de la cuchara y va a parar a la ropa esquivando el babero. Usando una camiseta como babero nos evitamos manchas difíciles de quitar en la ropa que necesitaremos durante el resto del viaje.
  • 2 pares de zapatos
  • Si viajamos en invierno añadiremos 5 bodies como ropa interior, 2 prendas de abrigo y accesorios como gorro, guantes y manoplas
  • Si viajamos en primavera verano, siempre llevamos un jersey fino para las noches (o dos) y ropa de playa si pretendemos disfrutar de días de baño.

En el equipaje para un bebé no puede falta su neceser en el que llevamos pequeños botecitos de gel, champú, hidratante, crema del pañal, crema solar, las medicinas que podamos necesitar (nosotros solemos llevar apiretal), suelo fisiológico, gasas, cristalmina por si hubiera algún golpe, tijeras de punta redonda, peine…

Neceser de Daniela

 

Si el peque está tomando leche de fórmula nosotros aconsejamos facturar el tarro de leche en polvo. Es cierto que casi en cualquier supermercado o farmacia venderá este tipo de productos, pero puede pasarnos que no encontremos la leche que toma nuestro bebé y que la nueva no le siente bien o no le guste.

Hagas la maleta que hagas piensa que en cualquier lugar del mundo crecen niños cada día, así que si nos hace falta cualquier cosa seguro que nos las apañaremos sea donde sea que estemos. A veces es cuestión de reinventarse.

FACTURAR EL CARRITO

Además de la maleta, facturamos también el carrito de Daniela. Muchos papis optan por llevar el carro hasta la puerta del avión, pero a nosotros nos parece engorroso. No obstante, si decides llevarlo, ten en cuenta que en el mostrador de facturación (o en la puerta de embarque si no facturas) deben etiquetar cada una de las piezas en las que se desmonte el carrito (normalmente chasis y sillita o capazo), para que te lo devuelvan a pie de avión o en la cinta de equipajes. Recuerda: una etiqueta por cada pieza. Deberás desmontarlo y pasarlo por el scanner en el control de seguridad y volverlo a montar, para luego volver a desmontarlo para dejarlo en la puerta del avión.

Nosotros preferimos facturarlo y llevar a Daniela en la mochila de porteo. Ella feliz y nosotros con un trasto menos y las manos libres. Además, facturando el carrito con su funda nos evitamos posibles desperfectos como manchas en los tejidos, pues no se les suele dar un trato muy delicado.

Porteando en el aeropuerto

INDUSTRIA DEL MARKETING PARA BEBÉS

La industria de marketing creada alrededor de los productos para bebés nos hace creer que el equipaje para un bebé tiene que ser mucho más abultado, que es necesario viajar con un sinfín de trastos: que si la trona portátil, que si la bañera inflable, que si la cuna de viaje, que si una túrmix para hacer los triturados allá donde estés… Hacer uso de todos estos útiles de viaje es elección de cada familia, pero simplificar se ajusta más a nuestra forma de viajar y nos resulta más cómodo.

¿Qué mejor trona que nuestras piernas? ¿Una bañera portátil? Ducharse en brazos de mamá o papá o compartir la bañera del hotel con nosotros les encantará! En cuanto a la cuna muchos alojamientos disponen de ellas, pero a veces las condiciones en que las ofrecen darían para otro artículo. Te ofrezcan cuna o no,  siempre quedará la opción de dormir en la misma cama, bien apretujaditos. Y en cuanto a la comida, Daniela come prácticamente de todo gracias a haber seguido el método Baby Led Weaning (BLW) y nunca hemos necesitado llevar una trituradora para preparar sus comidas.

LO QUE SÍ PUEDE SACARNOS DE UN APURO

Si el peque toma biberón incluiríamos en esta lista de equipaje para un bebé un calienta-biberones de viaje, sobre todo si hace muchas tomas diarias o tomas de madrugada. Normalmente podrás calentar el agua para la leche de fórmula, o la propia leche de vaca en el lugar donde te hospedes. Pero podrías encontrarte con que el alojamiento no tiene microondas o con que por normas de higiene no les está permitido entrar comida de los clientes en cocina. Así que, por curarnos en salud no está de más llevar el calentador. Truco! Si el bebé toma leche de fórmula, se puede calentar el agua con una pequeña resistencia en un vaso de cristal. La resistencia no ocupa nada y sólo necesitas un vaso y un enchufe. Eso sí, no sirve si ya hemos hecho la transición a la leche de vaca.

Truco! Lo único que para nosotros  merece la pena llevar es la sillita para el coche. Las empresas de alquiler casi cobran más por la sillita que por el coche! Y en la mayoría de las compañías aéreas te permiten facturar hasta dos artículos de bebé (en este caso, carrito y silla de coche) de forma gratuita.

Con nuestro equipaje de mano y maleta para facturar nos plantamos en el aeropuerto, preparados para pasar el control de seguridad. Sobre esto te damos también algunos consejos que aunque puedan parecer obviedades, no caemos en ellos hasta que hemos tenido que pasar cientos de veces por un control. Aquí te dejamos la entrada: CÓMO VIAJAR CON UN BEBÉ EN AVIÓN (II): consejos para pasar el control de seguridad

Cuéntanos si tienes algún imprescindible que siempre metes en la maleta como parte del equipaje para un bebé. Seguro que hay cosas prácticas que sacan de más de un apuro y que nosotros aún no conocemos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.