CÓMO VIAJAR EN AVIÓN CON UN BEBÉ – EL VUELO

CONSEJOS PARA VIAJAR EN AVIÓN CON UN BEBÉ

Son muchas las preguntas que te pueden surgir al viajar en avión con un bebé la primera vez. ¿Pueden tener su propio asiento? ¿Puedo cambiar de asiento si quedan espacios libres? ¿puedo llevar su biberón? Aquí intentamos responder a todas esas preguntas.

Hoja seguridad avión

Todo viaje en avión comienza en el aeropuerto. Con nuestro equipaje ya facturado y habiendo pasado el control de seguridad toca dirigirse a la puerta de embarque.

Algunas compañías aéreas permiten embarcar primero a las familias con niños sin necesidad de pagar una tarifa especial. Otras ofrecen una tarifa “Family” que incluye el embarque prioritario y la asignación de asientos. Otras simplemente ofrecen el servicio de prioridad de embarque como un extra a pagar independientemente de la tarifa que hayas elegido. La pregunta aquí es ¿compensa pagar por entrar antes al avión?

Esto dependerá de varios factores. Puede que seas como nosotros, de los que nunca te ha importado ser el último en entrar al avión. Pero viajar en avión con un bebé puede cambiar tu parecer. Si llevas mucho equipaje de mano puede merecer la pena pagar el embarque prioritario para asegurarte que podrás dejarlo en los compartimentos superiores justo encima de tu asiento. Si el bebé es muy pequeñín y has previsto que se duerma al entrar al avión, también puede ser buena idea embarcar pronto y así no tener que sostenerle y aguantar como sea su sueño hasta llegar a tu asiento. Sin embargo, si el peque ya camina, es inquieto y explorador (como casi todos!) quizás sea mejor esperar a embarcar más tarde, pues te quedan unas horas por delante que tendrás que mantenerle sentado en un espacio muy reducido, así que mejor ahorrarle los 15 o 20 minutos que tarda en efectuarse el embarque del pasaje completo.

Una vez en la cola para embarcar, ten a mano la documentación para viajar con bebé, así como las tarjetas de embarque. Sobre la documentación hablamos en la entrada “documentación necesaria para viajar con un bebé”.

                Consejo! Fíjate si el embarque se hace por medio de finger (túnel que une la terminal con el avión) o te acercan al avión por medio de una jardinera o autobús. Si éste es el caso, ten a mano una mantita o arrullo para proteger al bebé de las corrientes de aire que se forman en plataforma.

Ya en el avión, tendrás que dirigirte al asiento asignado. Los bebés menores de dos años van en nuestro regazo, a no ser que compres un asiento extra, en cuyo caso tendrías que llevar una sillita o cuco para poner sobre el asiento. Si quieres saber más sobre esta opción, consulta a la compañía aérea, para asegurarte de los requisitos que debe reunir la silla, costes y demás información.

Es importante que te sientes donde te toca, aunque la compañía sea flexible a la hora de cambiar de asiento. Si prefieres sentarte en alguna otra butaca libre, pregunta siempre antes a la tripulación. Es importante porque los bebés no pueden ir en cualquier asiento del avión. Sólo algunos están preparados para ello porque cuentan con dos mascarillas para el caso de que haya una descompresión en cabina.

captura de pantalla durante proceso de compra

 

Las azafatas nos darán un cinturón infantil de seguridad, muy sencillo de poner. Se une al cinturón del adulto y se rodea la cintura del bebé con él. El sistema de apertura y cierre es el mismo que el cinturón de adulto. Habrá que mantenerle con el cinturón puesto, al menos durante el despegue y aterrizaje y siempre que la señal de cinturones esté encendida. La recomendación es usarlo también durante el vuelo. Consejo! Nosotros lo que hacemos tras el despegue y hasta que llega el momento de aterrizar es aflojar un poquito el cinturón de manera que pueda cambiar de postura (barriga con barriga, de lado mirando por ventanilla, de cara al asiento delantero…).

Daniela con cinturón de seguridad

 

También nos darán un chaleco salvavidas para el bebé que esperemos no tener que usar nunca!!

Durante el vuelo nos toca entretener a los peques. Probablemente también haya que hacer alguna visita al baño para cambiar pañales. Por lo general los aviones cuentan con al menos un baño con cambiador (aunque los hay sin cambiadores). El personal de tripulación te informará cuáles son los baños que están equipados. La experiencia parece más incómoda y difícil de lo que es. El cambiador suele estar situado plegado en la pared del avión sobre el WC. Lleva siempre un cambiador de tela que puedas poner sobre el plástico!

Otra de las cosas a tener en  cuenta al viajar en avión con bebé es su comida. Como contamos en la entrada sobre el equipaje, puedes llevar en el bolso de mano la comida que consideres necesaria (el bibe con la leche, el agua para la leche de fórmula, el puré, la fruta…). Casi siempre accederán a calentarte la comida en el avión, pero a veces no cuentan con microondas o no están autorizados a hacerlo, así que nuestro consejo es llevar lo que preveas que vayas a necesitar en un termo. Los hay que mantienen mucho tiempo la temperatura. Nosotros tenemos este que nos va genial.

Termo Laken

Es de la casa Laken, sirve para los purés y también para llevar sólidos. Lo mejor: mantiene la temperatura muchas horas (nunca se nos ha quedado frío, y han pasado hasta 6 horas con la comida en el termo). Eso sí, con un poco de práctica es como se consigue la temperatura perfecta en la que tenemos que meter el alimento según las horas que vayan a pasar hasta que el bebé tenga ganas de comer. Y tiene unos diseños super chulos. Te dejamos aquí abajo el enlace a su página web por si quieres echarles un vistazo.

https://www.laken.es/es/laken-junior/hora-de-comer/Alimentacion/termos-para-solidos/

Una vez en destino, nos toca ir a por el equipaje facturado. Como sabrás si has leído otras entradas, nosotros somos muy fans de la mochila de porteo. Facturamos el carrito y hacemos la vida en aeropuerto con la mochila. Si por el contrario llevamos el carrito hasta la puerta del avión, puede ser que en destino nos lo devuelvan también en la puerta (en cuyo caso genial), pero puede ocurrir que nos lo entreguen por la cinta de equipajes. Si es así, nos veremos con el bebé en brazos, más las maletas o bolsos de mano, caminando por el aeropuerto hasta la cinta de equipajes. Para nosotros resulta mucho más cómodo ir con la mochila de porteo.

En avión con la mochila de porteo

Una vez recogido el equipaje, carrito incluido, a disfrutar!!!

¿Se nos ha quedado algo en el tintero? ¡¡Háznoslo saber en comentarios!!

Y si quieres saber qué nos llevamos y qué no al viajar con nuestra bebé te dejamos la entrada CÓMO VIAJAR CON UN BEBÉ EN AVIÓN; Equipaje para un bebé y trucos

También te damos unos consejos para pasar el control de seguridad, que aunque puedan parecer obviedades, te aseguramos que de tan obvios se pasan por alto! Aquí los dejamos CÓMO VIAJAR CON UN BEBÉ EN AVIÓN (II): consejos para pasar el control de seguridad

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.